Skip to content Skip to navigation

¿Quiénes somos?

El Centro Nacional de Ayuda a las Misiones Indígenas, Cenami, como Asociación Civil, es un instrumento de 
búsqueda y servicio que facilita el caminar convergente y plural de los pueblos indígenas, para la realización de 
su propio proyecto de vida, en la sociedad y en la Iglesia.

CONSEJO DIRECTIVO

Presidente: Mons. Raúl Vera López, O.P. Obispo de Saltillo
Vicepresidente: Mons. Alejo Zavala Castro, Obispo de Chilapa-Chilpancingo
Vocales: Mons. Arturo Lona Reyes, Obispo emérito de Tehuantepec, Mons. Hermenegildo Ramírez Sánchez, 
Obispo Emérito de Huautla, P. Eleazar López Hernández, P. Clodomiro Siller Acuña.

CONSEJO CONSULTIVO

Dr. Andrés Barreda, Miembro del Sistema Nacional de Investigadores
Dra. Claudia Meza, Coordinadora de la Secretaría de Salud, en Tláhuac, D.F.
Hna. Celia Rojas, DP, Miembro del Consejo de Formación para el Diaconado indígena Permanente de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas
Hna. Lucía Martínez Hernández, CTJ, Miembro de la organización nacional Salud en Manos del Pueblo
Lic. Ana de Ita, Directora del Centro de Estudios para el Cambio en el Campo Mexicano (CECCAM)
Mario Pérez Pérez, de la Arquidiócesis de Puebla, Vicario de pastoral de la Sierra Norte de Puebla
Carmelina Santiago Santiago, zapoteca, Coordinadora del Centro de Derechos Humanos Flor y Canto, en  Oaxaca.

EQUIPO COORDINADOR

Los distintos servicios y actividades que las comunidades indígenas, campesinas y los servidores de ellas solicitan a CENAMI, se reciben en el Equipo Coordinador el cual las estudia, analiza, prioriza y las encomienda al equipo que le va a dar seguimiento. Para ello CENAMI cuenta con cuatro equipos de Trabajo:

Equipo Administración: 

 Responsable: María del Rayo Mendoza Wintermantel – cenamiadm@terra.com.mx

Equipo Social: 

Responsables:
Álvaro Salgado Ramí­rez – alvarosalra@hotmail.com
Abad Cruz del Ángel – cenamisal@terra.com.mx
 Lizy Peralta: lizy_ver@hotmail.com

Equipo Pastoral:

Responsables

Eleazar López Hernández: cenamifor@terra.com.mx
 Juan Manuel García Quintanar: cenamiforpas@terra.com.mx
 José Luis Sánchez García. M.J: cenamipastoral@terra.com.mx

Investigación y Consultoría: 

Responsable: 

Clodomiro Siller Acuña: cenamipas@terra.com.mx

GRUPO DE ASESORES

Cenami cuenta con asesores locales o regionales para asegurar un mejor servicio a las comunidades indígenas campesinas y a quienes las acompañan. Estas personas, que asesoran en momentos coyunturales para apoyar que los distintos procesos se realicen según su propio diseño, han surgido de las mismas bases indígenas, o pertenecen a otras instituciones, o son agentes de pastoral que se identifican con los objetivos de los  indígenas, de la Pastoral Indígena y los de CENAMI. Con sus asesorías mantienen la perspectiva integral de acompañamiento a procesos indígenas y campesinos. Estos también asesoran a CENAMI y colaboran asumiendo servicios a las comunidades y sus equipos acompañantes, tanto a nivel nacional como internacional.

CENAMI Y LA PASTORAL INDÍGENA – BREVE HISTORIA

Antecedentes Remotos

En la primera evangelización (1524-1574) personajes como Vasco de Quiroga, Bartolomé de las Casas, Bernardino de Sahagún, los alumnos del Colegio indígena de la Santa Cruz en Tlatelolco, San Juan Diego y otros,  pusieron las que serían las bases fundamentales de la pastoral indígena de entonces y de ahora. Mucho después, desde el más alto nivel de la Iglesia vino la carta apostólica Firmíssimam Constántiam del Papa Pío XI, dirigida a los Obispos mexicanos en 1937 para que acudieran en auxilio de la población indígena del país.

Nacimiento y caminar de CENAMI (original: Próximos)

Entre 1950-1960 en la etapa inmediatamente anterior al Concilio Vaticano II, laicos mexicanos de la Acción Católica, del Movimiento Familiar Cristiano, y los Cursillos de Cristiandad despertaron la conciencia de la Iglesia mexicana hacia la realidad indígena. Coincidentemente, de parte de los Obispos, surgió también un deseo de servir eclesialmente a los indígenas. Mons. Lucio Torreblanca, Obispo de Chiapas, hizo en 1953 un llamado para que la Conferencia del Episcopado Mexicano ayudara a las diócesis pobres que se debían considerar como “misiones internas”. Por su parte, haciendo eco a este llamado, el Delegado Apostólico, Mons. Luigi Raimondi logró que muchas congregaciones religiosas establecieran “misiones indígenas” (1957), que la Conferencia del Episcopado Mexicano creara una Comisión Episcopal a favor de los indígenas (1959); que la Conferencia de Institutos Religiosos de la República Mexicana tuviera una especial preocupación por las “misiones indígenas”  (1960); y que naciera el Centro Nacional de Misiones Indígenas (Cenami) para ayudar integralmente a estas misiones. Esto se logró con ocasión del Primer Congreso de Apostolado entre Indígenas que tuvo lugar en la  ciudad de México, en mayo de 1961, precisamente bajo el impulso de la Delegación Apostólica, y con el auxilio de las organizaciones laicas ya mencionadas. La Conferencia del Episcopado Mexicano, a través de la Comisión Episcopal para indígenas, los respalda. En mayo de 1962 Cenami se formaliza oficialmente como Asociación Civil. Así presta sus servicios a las comunidades indígenas y a sus agentes de pastoral hasta 1968, primero bajo el amparo de la Delegación Apostólica, luego vinculado a la Comisión Episcopal para Indígenas de la Conferencia del Episcopado Mexicano, que, según afirmó su presidente, consideraba a Cenami como “el medio y principal instrumento para cumplir su cometido”. La tarea de Cenami en esta época fue la asistencia y la integración de los indígenas a la Iglesia y a la sociedad. Fue el inicio de la que después se llamó Pastoral indigenista. Sus recursos los conseguía de colectas y donaciones del pueblo y de la Iglesia mexicana. No tenía  apoyo externo. Al principio sólo había laicos. Poco a poco empiezan a integrarse a Cenami religiosas y  sacerdotes.

Surgimiento de la Pastoral Indigenista

A partir de 1968 una evaluación mostró la necesidad de ir más allá de la asistencia y de la integración de los indígenas. Urgía tomar en cuenta las culturas de los indígenas en su diversidad y especificidad. Se acude entonces al apoyo de expertos en antropología, sociología y demás ciencias humanas, así como a la Universidad Iberoamericana. Se prepara el Primer Encuentro de Científicos Sociales, Obispos e Indígenas. Este se realiza en enero de 1970 en Xicotepéc de Juárez, Puebla, y marca una nueva etapa en la labor de la Iglesia  hacia los pueblos indígenas de México. Cenami crea un departamento que se llamó CENAPI (Centro Nacional de Pastoral Indigenista), donde son llamados a colaborar antropólogos, sociólogos, lingüistas, pastoralistas y teólogos. La vinculación de Cenami con la Comisión Episcopal para Indígenas es mayor. CENAPI es solicitado para servir como Secretaría Ejecutiva de esa Comisión Episcopal. Esta pastoral fue llamada Indigenista, llevada a cabo por no indígenas para los indígenas. En este tiempo la operatividad de Cenami es encomendada a los Misioneros de Guadalupe quienes se dedican básicamente a la recaudación de recursos económicos, vía colectas y donantes, para las misiones indígenas; en tanto que CENAPI funciona como un equipo multidisciplinar que recibe, para el desempeño de su tarea, apoyo primero de Adveniat, luego del Latin American Bureau del Episcopado Estadounidense y de Catholic Relieve Services. Es el período de Mons. Samuel Ruiz García al frente de la Comisión Episcopal para Indígenas. 

Colaboración con Misereor

A partir de 1974 los Misioneros de Guadalupe dejan Cenami. CENAPI desaparece y se integra un nuevo equipo, que en su conjunto, bajo las siglas de Cenami AC, es llamado a fungir como Secretaría Ejecutiva de la Comisión Episcopal para Indígenas. Es el tiempo de Mons. Arturo Lona Reyes, entonces Misereor, de la Conferencia Episcopal Alemana acude a colaborar con CENAMI primero para el funcionamiento de la oficina y de los servicios de asesorías, y luego también para la canalización de proyectos de promoción. El objetivo de Comisión Episcopal para Indígenas y de Cenami fue: Oír y asumir la voz de los indígenas como pueblo y como Iglesia.

Nace la Pastoral Indígena

A raíz del servicio de la Iglesia a las comunidades indígenas, éstas poco a poco se convierten de beneficiarios en protagonistas de su desarrollo humano y cristiano. Este cambio en tiempos de Mons. Bartolomé Carrasco como presidente de la Comisión Episcopal para Indígenas, da paso en 1980 a la Pastoral Indígena, que, además de específica, tiene como sujetos activos a las mismas comunidades. Son ellas las que, ayudadas por sus servidores pastorales, desde su realidad, retoman sus culturas, sus valores, su mundo mítico-simbólico, para reafirmar su identidad y participar activamente como sujetos dentro de la Iglesia y de la sociedad mexicana. Es ésta la que llamamos Pastoral Indígena, llevada a cabo por indígenas para los indígenas. A principios de 1988, cuando era presidente de la Comisión Episcopal para Indígenas Mons. José A. Llaguno Farías, la Conferencia del Episcopado Mexicano publica los Fundamentos Teológicos de la Pastoral Indígena de México, que fueron conocidos como los FUTEPIM.

Cenami en la emergencia indígena

A fines de 1988 una nueva dirigencia episcopal entra a la Comisión Episcopal para Indígenas. Mons. Luis Miguel Cantón, como nuevo presidente de la Comisión Episcopal para Indígenas, señala que la labor específica de la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Episcopal para Indígenas se enfocará exclusivamente a la pastoral y que no le será necesaria la labor amplia de acompañamiento a las comunidades indígenas y a las Iglesias particulares, que realiza Cenami. En base a esa distinción, Cenami, a petición de las comunidades indígenas y campesinas, de las parroquias, congregaciones religiosas, comisiones diocesanas de pastoral y de los señores Obispos de zonas indígenas, deja de ser Secretaría Ejecutiva de la Comisión Episcopal para Indígenas, manteniendo su compromiso de servicio integral a los pueblos indígenas y a las diócesis.

Al principio la relación de Cenami con Mons. Cantón fue un poco tensa, pues él consideraba que los bienes de Cenami debían ser transferidos a la Comisión Episcopal para Indígenas en razón de la intención de los donantes. Esto se aclaró acudiendo al único donante que era MISEREOR, quien certificó que esa institución había entregado los recursos a CENAMI A.C. para la promoción integral de las comunidades indígenas de México, en base a convenios claramente definidos y asumidos por ambas partes. Hecha esa aclaración, se inició con Mons. Cantón una búsqueda conjunta de relación-colaboración que, al mismo tiempo que reconociera la autonomía de Cenami, buscara también garantizar la eclesialidad de este organismo. En pláticas con el Presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano en ese tiempo, Mons. Adolfo Suárez, vimos que la manera concreta de expresar esto podía ser mediante un Consejo de Obispos de zonas indígenas que respaldara la eclesialidad y ortodoxia de Cenami, y mediante la aprobación por parte de la Conferencia del Episcopado Mexicano de un estatuto jurídico canónico de Cenami, donde se señalara claramente el ámbito de la autonomía de dicho organismo de Iglesia. Los planteamientos se hicieron formalmente al Consejo Permanente de la Conferencia del Episcopado Mexicano en 1989, pero no llegaron a buen término por la infeliz muerte accidental de Mons. Luis Miguel Cantón en 1990.

Mientras tanto Cenami, bajo la dirección episcopal de su Presidente, Mons. Bartolomé Carrasco Briseño, Arzobispo emérito de Oaxaca, siguió ejerciendo su servicio de evangelización integral a las comunidades indígenas y a sus servidores pastorales y sociales contando siempre con la anuencia y aprobación de los señores Obispos de zonas indígenas, que solicitaban nuestros servicios.

El período de Mons. Felipe Aguirre Franco al frente de la Comisión Episcopal para Indígenas (1990-1997) se caracterizó por un prolongado silencio respecto a Cenami. En los últimos años la relación de la Comisión Episcopal para Indígenas con Cenami se incrementó gracias a que, al encargarse Mons. Aguirre del Secretariado de Pastoral Indígena del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) en 1996, se percató de la valoración que los Obispos tenían de los servicios de Cenami también a nivel latinoamericano.

A partir de entonces la colaboración entre Comisión Episcopal para Indígenas-Cenami se hizo más estrecha en eventos de Pastoral indígena, Teología india, Sacerdotes indígenas e Inculturación del Evangelio. Mons. Felipe Aguirre, al final de su gestión frente a la Comisión Episcopal para Indígenas, expresó abiertamente, en una carta dirigida a todos los Obispos, que la eclesialidad de Cenami así como su autonomía como institución se garantizarían mediante mecanismos que, en el caminar, se  irían definiendo con la participación de ambas instituciones.

La emergencia indígena que se dio, a partir de 1994, en Chiapas y en México entero por el levantamiento armado del EZLN, llevó a la Iglesia mexicana a profundizar y clarificar mejor su papel pastoral en el acompañamiento de los pueblos indígenas. Todas las instancias y organismos eclesiales interesados en la  pastoral indígena, incluido Cenami, se acercaron para articular esfuerzos, análisis y planteamientos que ayudaron a mejorar el acompañamiento eclesial a la causa indígena.

El sucesor de Dn. Felipe Aguirre en la presidencia de la Comisión Episcopal para Indígenas, Mons. Héctor González, Arzobispo de Oaxaca, ratificó el reconocimiento a Cenami y solicitó su colaboración participando en el Consejo Consultivo de la Comisión Episcopal para Indígenas. Con esta modalidad de reconocimiento y colaboración Cenami siguió dando sus servicios tanto a las instancias eclesiales como civiles de las zonas indígenas y campesinas de México y América latina.

Presente y futuro de Cenami

Con Mons. Felipe Arizmendi Esquivel, Presidente de la Dimensión Indígena de Comisión Episcopal para Pastoral Social de la Conferencia del Episcopado mexicano (2003-2009), y responsable de la Pastoral indígena del CELAM, logramos una colaboración amplia con ambos organismos de la Iglesia. A nivel nacional contribuimos con servicios de acompañamiento, asesoría y formación para servidor@s indígenas de las comunidades, para agentes de Pastoral indígena, para movimientos de Sacerdotes, de Religiosas, de Diáconos, de Laicos indígenas; así mismo colaboramos a nivel latinoamericano en el diálogo intraeclesial para superar prejuicios y reservas ayudando a clarificar los aspectos neurálgicos de la Teología india; y para avanzar en la inculturación del Evangelio, de la Iglesia, de la Liturgia y de la Vida Religiosa.

Con Mons. Guillermo Francisco Escobar Galicia, Obispo de Teotihuacán, Estado de México, presidente de la Dimensión Indígena de la Pastoral Social de la Conferencia del Episcopado Mexicano (2009-2012, 2012-2015), continuamos la colaboración institucional sumando esfuerzos para mantener y consolidar la Pastoral Indígena nacional en sus diversos aspectos.


La misma colaboración se mantiene con el actual responsable de la Pastoral Indígena Monseñor Fray José de Jesús González Hernández, Obispo de la Prelatura de El Nayar.