Skip to content Skip to navigation

Área de Identidad Religiosa

El Centro Nacional de Ayuda a las Misiones Indígenas, a través del Área de Identidad Religiosa, busca contribuir al desarrollo del proyecto de vida de los pueblos indígenas de México, apoyando a las comunidades y a sus servidor@s a recatar, valorar y potenciar los elementos que conforman la identidad religiosa de dichos pueblos, tanto en su manifestación más tradicional, que las vincula con las religiones y teologías originarias, como en su expresión dialogante reflejada en la religiosidad popular, la teología india cristiana y las iglesias autóctonas. Así mismo aportamos a las iglesias elementos de valoración y de acción para que su tarea misionera o evangelizadora se lleve a cabo en continuidad y al servicio de las “semillas del Verbo” sembradas por Dios en los pueblos indígenas.
Con el Área de Identidad Religiosa, Cenami acompaña a las comunidades y a sus servidor@s:
  • Para que las culturas y expresiones religiosas indígenas se relacionen de manera plural con las culturas y expresiones religiosas mestizas o envolventes.
  • Para que la vida social, cultural y religiosa de la nación se enriquezca con la historia, cultura y fe de los pueblos indígenas.
  • Para que la diversidad étnica, cultural y religiosa de los indígenas se expresen en la sociedad y en la Iglesia de manera digna en la unidad.
Este servicio lo presta Cenami, mediante encuentros de líderes religiosos de los pueblos, y a través de talleres y asesorías a responsables de procesos indígenas y a servidores eclesiales  de las comunidades, a fin de que ellas se desarrollen a partir de su propia historia, su organización sociopolítica, y su experiencia religiosa y de fe. También difundimos las conclusiones de encuentros y reuniones de indígenas, que sistematizan la perspectiva que ellos tienen de la vida desde sus creencias ancestrales, y a partir del diálogo que establecen con otros planteamientos venidos de fuera.

Con estos servicios el Área de Identidad Religiosa atiende a parroquias, decanatos, comisiones diocesanas de pastoral indígena y asambleas diocesanas a fin de que estas instancias eclesiales lleven a cabo su labor de promoción social, cultural y eclesial, de manera que los pueblos indígenas logren fortalecer su propio proceso histórico, cultural y religioso y, también vivan su fe cristiana como verdaderas “iglesias autóctonas particulares”.